martes, 11 de julio de 2017

CELEBRANDO LOS 40 AÑOS DE EXISTENCIA DE LA EXPOSICION DEL LIBRO CATOLICO (por Eduardo Faroppa)



Eduardo Faroppa, Gerente de Ventas de Editorial y Distribuidora Lumen, recibe un diploma de agradecimiento luego de la presentación del libro "Un corazón sin límites. Pensamientos y reflexiones de San Luis Orione" (XVI Exposición del Libro Católico -Casa de la Educación- 2004).

Estimado Manuel:

Cuando me llamaste para pedirme mi testimonio sobre el camino transitado en este emprendimiento evangelizador realmente me emocioné mucho ya que siempre ví en este acontecer una moción del Espíritu en orden a la Evangelización.

Cuarenta años es la prueba más elocuente de inspiración del Espíritu y perseverancia en los fieles llamados a desarrollar esta ardua tarea.

Sin duda hubo grados diversos de compromiso según lo pedía el mismo espíritu de la obra. Algunos más convencidos y otros menos con este soplo de la gracia.

Enseguida me vino a la memoria los 40 años de peregrinación del Pueblo de Dios en el desierto. Cuarenta años arduos, difíciles, llenos de dificultades pero firmes en una misma esperanza: el llamado del Señor y el amor a su Pueblo-Iglesia.

Hoy podemos pensar con alegría y paz que hemos sembrado abundantemente en la viña del Señor. Sólo Dios sabe cuantas de estas simientes florecieron y dieron frutos.

Sembrar el pan de la Palabra y de la Eucaristía en medio de una sociedad lascerada por la corrupción, las drogas, la pobreza, etc…tantos los libros expuestos como las conferencias, premios…han puesto una luz de esperanza en medio de tantas tinieblas.

Que esta Luz que brilla en la oscuridad nunca se apague por el egoísmo y la desidia de nosotros cristianos, tan prontos a llenarnos de palabras y flaqueando cuando nuestra Madre la Iglesia nos llama a la acción evangelizadora.

Manuel, que nunca se apague esta antorcha que supiste mantener encendida en medio de las tempestades. Sin duda la llama de fuego que iluminaba y guiaba al pueblo de Dios en el desierto te acompañó en todo momento.

Pido a Dios Nuestro Señor, a su Hijo Jesús y al Espíritu Santo que toda esta tarea evangelizadora siga dando abundantes frutos y que María nuestra madre nos siga acompañando en este caminar por el desierto. Al final el triunfo será de Cristo y de su Iglesia.

Con todo cariño a vos y a tu fiel compañera en todo este caminar, mi querida Mabel, modelo de humildad, silencio, trabajo, como María.

Tu amigo. Eduardo

Eduardo Faroppa
Edit. y Dist. Lumen


viernes, 7 de julio de 2017

40° aniversario de la Exposición del Libro Católico (S.E.R. Mons. Nicolás Baisi)


S.E.R. Mons. Nicolás Baisi, Obispo Auxiliar de La Plata preside la Santa Misa de acción de gracias de la XIV Exposición del Libro Católico en La Plata (Centro Cultural Pasaje Dardo Rocha, año 2014)

Es una alegría los 40 años de la Exposición del Libro Católico en Buenos Aires y los 18 en La Plata. Ustedes saben que 40 años para el mundo de la Biblia es una generación, es como una vida entera. Así que tenemos que dar gracias a Dios por ésto; también a Manuel, que pone tanto esfuerzo y empeño y que acerca tanto en Buenos Aires como acá, el buen libro para todos nosotros y para tanta otra gente que pueda, entonces, nutrirse con la Verdad, que pueda acercase a Jesús y a partir de ahí vivir la Vida Verdadera. 

Así que felicitaciones, tenemos que dar gracias de verdad a Dios.
 

S.E.R. Mons. Nicolás Baisi
Obispo Auxiliar de La Plata


S.E.R. Mons. Nicolás Baisi, Obispo Auxiliar de La Plata preside la Santa Misa de acción de gracias de la XIV Exposición del Libro Católico en La Plata (Centro Cultural Pasaje Dardo Rocha, año 2014)


































S.E.R. Mons. Nicolás Baisi, Obispo Auxiliar de La Plata preside la Santa Misa de acción de gracias de la XIV Exposición del Libro Católico en La Plata (Centro Cultural Pasaje Dardo Rocha, año 2014)




































S.E.R. Mons. Nicolás Baisi, Obispo Auxiliar de La Plata, presentando la obra de Rafael D'Angelo "Brochero, corazón de pastor" (XXV Exposición del Libro Católico, Casa de la Empleada -Obra de Mons.
Miguel de Andrea-, 2013)














S.E.R. Mons. Nicolás Baisi, Obispo Auxiliar de La Plata junto a Nicolás Laferriere y Alberto Taquini, presenta la obra del Obispo de San Rafael, S.E.R. Mons. Eduardo María Taussig, "Francisco, la fe y la nueva evangelización" (XXVI Exposición del Libro Católico, Casa de la Empleada -Obra de Mons. Miguel de Andrea-, 2014)



S.E.R. Mons. Nicolás Baisi, Obispo Auxiliar de La Plata, junto a Manuel Outeda Blanco,  Fundador y Presidente de la Exposición, Rafael D'Angelo, autor de "Brochero, corazón de Pastor" y Javier Colabelli de Director de Ágape Libros

Al Sr. Manuel Outeda Blanco, con ocasión de los cuarenta años de la Exposición del Libro Católico (por S.E.R. Mons. Antonio Marino)

S.E.R. Mons. Antonio Marino, recibe la Estatuilla "Padre Leonardo Castellani" de manos del Arzobispo de La Plata, Mons. Héctor Aguer y del Fundador y Presidente de la Exposición, Manuel Outeda Blanco (XVII Exposición del Libro Católico en La Plata, año 2015)



“Cuando vengas, tráeme (…) los libros, sobre todo los rollos de pergamino” (2Tim 4,13). Estas palabras de San Pablo a su discípulo Timoteo, pueden considerarse un símbolo del encuentro entre la Palabra revelada y la cultura humana. Aun cuando la fecundidad del testimonio no se apoya en la sabiduría humana, sabe el Apóstol que ésta no queda por ello descartada sino integrada al servicio del Evangelio.

De esto se trata cuando nos referimos a la Exposición del Libro Católico. Con ocasión de sus cuarenta años ininterrumpidos de vigencia, hago llegar a su Fundador y Presidente, Manuel Outeda Blanco, mis sinceras felicitaciones.

S.E.R. Mons. Antonio Marino
Obispo de Mar del Plata
He conocido esta iniciativa en sus primeros años, al ser invitado a dar una conferencia en una sede más modesta que las posteriores. Años más tarde, este emprendimiento conocería la adhesión entusiasta del cardenal Antonio Quarracino. Luego, desde 1999, la experiencia se replicó con éxito en La Plata, en el marco solemne del Centro cultural Dardo Rocha, donde cada año era yo invitado (2003-2011), en mi carácter de obispo auxiliar, a dar una conferencia y alguna vez a presidir la Misa de clausura.

La difusión del libro católico en una cultura secularizada debe considerarse como parte de la tarea evangelizadora de la Iglesia. Pero esta iniciativa apostólica sólo podía sostenerse en el tiempo gracias al tesón y coraje de su fundador, quien en cada uno de estos prolongados eventos, a lo largo de dos semanas, desplegaba a la par de su entusiasmo, una enorme capacidad de sacrificio y de renunciamiento.

En el centro de la ciudad universitaria de La Plata, capital de la provincia, junto con la fe católica convive, desde los orígenes fundacionales, un laicismo combativo que en los últimos tiempos ha llegado a la intolerancia hacia todo lo católico. Con el crecimiento y éxito evidentes de la Exposición, que en la actualidad llegó a ocupar todo el inmenso ámbito del hall central del Centro Dardo Rocha, crecieron también las periódicas agresiones y ataques iracundos de quienes no pueden aceptar una presencia católica explícita en uno de los íconos de lo que se considera la cultura laicista platense. En todos los casos la respuesta fue digna del nombre que llevamos los cristianos: “No devuelvan mal por mal, ni injuria por injuria” (1Ped 3,9; cf. Mt 5,39).

 
Mons. Antonio Marino presenta su obra "Varón y mujer los
creó" en la XIII Exposición del Libro Católico en La Plata
Mis dos últimas apariciones en la Exposición de La Plata tuvieron lugar cuando ya era obispo diocesano de Mar del Plata. En noviembre de 2011, fui a presentar un libro escrito en colaboración, del cual era el director: “Varón y mujer los creó”. En torno al bien inalterable del matrimonio y la familia (Buenos Aires, Lumen, 2011). Y en noviembre de 2015 debí acudir nuevamente, convocado para recibir la Estatuilla P. Leonardo Castellani, premio inspirado en el deseo del cardenal Quarracino, y que en ese marco la Comisión Ejecutiva otorga anualmente “a quienes, con su labor en la cátedra, la confección de artículos, ensayos y libros, fortalezcan el entramado cultural católico de nuestra Patria”. Al mirar la lista de quienes anteriormente lo habían recibido, confieso haberme sentido muy pequeño.

No me resta sino pedir al Señor que siga bendiciendo esta fecunda iniciativa pastoral, a su fundador y presidente, y a cuantos con él colaboran en la difusión del “libro católico”, que con criterio amplio se ofrece como alimento a quienes visitan la Exposición.



S.E.R. Mons. Antonio Marino, Obispo Auxiliar de La Plata, preside la Santa Misa de Acción de Gracias de la IX Exposición del Libro Católico en La Plata (Centro Cultural Pasaje Dardo Rocha, año 2007)
































S.E.R. Mons. Antonio Marino, Obispo de Mar del Plata, dirige unas palabras luego de ser distinguido con la Estatuilla "Padre Leonardo Castellani" en la inauguración de la XVII Exposición del Libro Católico en La Plata (Centro Cultural Pasaje Dardo Rocha, año 2015)







martes, 4 de julio de 2017

UN LAICO EN EL CAMPO DE LA CULTURA - 40° AÑOS DE LA EXPOSICIÓN DEL LIBRO CATÓLICO (por Mons. Antonio Juan Baseotto C.Ss.R.)


Mons. Antonio Juan Baseotto C.Ss.R., obispo castrense emérito, recibe la Estatuilla "Nuestra Señora del Libro" de manos del Fundador y Presidente de la Exposición del Libro Católico, D. Manuel Outeda Blanco (XXV Exposición del Libro Católico, Casa de la Empleada-Obra de Mons. Miguel de Andrea-, año 2013)


Durante 41 años, con un esfuerzo digno de todo encomio, se ha venido realizando la Exposición del Libro Católico, organizada por el Sr. Manuel Outeda Blanco. Una expresión, muy válida de la presencia de la Iglesia en el campo de la cultura, y específicamente, del libro.


El esfuerzo que ha demandado, muchas veces con apoyo muy tibio de la Jerarquía Católica, habla de la vigencia que debe tener, y en este caso, lo tiene, la labor del laico.  


Una de las características de la Iglesia que ha querido subrayar el Concilio Vaticano II es precisamente el papel del laico. En la Constitución sobre la Iglesia (Lumen Gentium) le reserva un capítulo entero (capítulo IV) inmediatamente después de la Jerarquía: “Después de los Pastores, el Concilio dirige su pensamiento a los laicos, los cuales contribuyen al bien de toda la Iglesia según sus propios dones y carismas”… Y en nuestro contexto, recalca el “oficio profético...” son heraldos de la fe con su testimonio de vida y con la palabra” (número 35). Y aludiendo a la potestad real de Jesucristo de la que participa a raíz del Bautismo, recalca que con su competencia y actividad, elevada por la gracia… impregna de valor moral la cultura...” (n.º 36). Lo que precisamente de manera directa se obtiene por medio del libro.


Recuerda estos principios el mismo Concilio en el decreto del apostolado de los laicos (Apostolicam actuositatem). A lo largo del documento va poniendo los principios y señalando los campos propios del apostolado del laico. En el número 6 recuerda: “El verdadero apóstol busca ocasiones para anunciar a Cristo con la palabra… a los fieles para instruirlos, confirmarlos (en la fe) y estimularlos a un mayor fervor de vida”… Nuevamente vemos aquí la vigencia del libro católico, y consiguientemente la exposición del mismo.


En 1988 (30 de diciembre) como fruto del sínodo sobre los laicos, la exhortación apostólica “Christifideles laici”, refuerza nuevamente estos principios y encarece la presencia del laico en el campo de la cultura… “las relaciones entre el Evangelio y la cultura representan un hecho histórico constante y, a la vez, un ideal práctico de singular actualidad y urgencia; es un programa exigente asignado a la pastoral de la Iglesia entera y, dentro de ella, a la específica responsabilidad de los fieles laicos” (n.º 44). Ideal y responsabilidad que reiteradamente pone de relieve la enseñanza postconciliar.


Y la presencia del laico en el campo de la cultura (del libro en nuestro contexto) se ve más urgente hoy, cuando el católico va cediendo terreno en una cultura signada por el secularismo, por la falsificación muchas veces de la doctrina cristiana, por la invasión cada día más acentuada de la que San Pablo llamaba “la sinagoga de Satanás”. De ahí la necesidad, la urgencia de dar a conocer el libro católico.


La Exposición, por más de 40 años, no ha hecho otra cosa que dar un “¡Presente!” al desafío con el que el mundo de hoy enfrenta a la Iglesia, y que el laico ha sabido canalizar en la Exposición del Libro Católico. Quiera Dios que quienes la organizaron no dejen caer los brazos y encuentren quienes, con responsabilidad y eficiencia apostólica, tomen la posta para el futuro.


Mons. ANTONIO JUAN BASEOTTO C.Ss.R.
Obispo Castrense Emérito de Argentina
02-VII-2017



************

Compartimos fotografías de algunos momentos  compartidos con Mons. Antonio Juan Baseotto C.Ss.R. en distintas ediciones de la Exposición

Mons. Antonio Juan Baseotto C.Ss.R., Manuel Outeda Blanco y el Pbro. Christian Viña, junto a miembros del Centro de Profesionales de Acción Católica "Santo Tomás de Aquino" 

 

 
Mons. Antonio Juan Baseotto C.Ss.R. junto al Dr. Juan Luis Gallardo





Mons. Antonio Juan Baseotto C.Ss.R. junto a Camilo Mauricio Rey


Mons. Antonio Juan Baseotto C.Ss.R. firma ejemplares de su obra


Mons. Antonio Juan Baseotto C.Ss.R., Manuel Outeda Blanco y el Pbro. Christian Viña, junto a Luis Ricardo Fernández y el Ing. Mario Francisco Abal, del Centro de Profesionales de Acción Católica "Santo Tomás de Aquino"

 

 

lunes, 3 de julio de 2017

Exposición del Libro Católico: lectores de buenos libros (Mariángeles Castro Sánchez)


Mariángeles Castro Sánchez, Coordinadora General de FACE junto a D. Francisco P. D'Aquino (de FACE) y el Fundador y Presidente de la Exposición del Libro Católico, D. Manuel Outeda Blanco y en la XXIII Exposición del Libro Católico -año 2011-


“Que otros se jacten de las páginas que han escrito;
  a mí me enorgullecen las que he leído”(1). 

Se define Borges, en primer lugar, como lector. Como un lector de páginas selectas, que atesora en su persona como un intangible que lo diferencia y precisa. 

Este espíritu de exaltación de las buenas lecturas fue sin duda también el motor de concreción y continuidad de la Exposición del Libro Católico a lo largo de su existencia. Si, como dice otro poeta, “veinte años no es nada”, llegar a los cuarenta es -cuanto menos- un punto propicio en la línea del tiempo para mirar hacia atrás y obtener una retrospectiva instantánea. De este examen, surge en primera instancia el asombro por la relevancia de lo hecho y, casi al unísono, la percepción de su bondad.

¿Qué agregar, entonces, a la ingente labor desarrollada por la Exposición del Libro Católico en sus primeros cuarenta años, si la historia habla por sí sola? Basta listar los lemas que edición tras edición la tematizaron y vincularon sucesivamente las buenas lecturas con el alimento del alma, la buena semilla, la luz para la fe y la razón, los manantiales de sabiduría y los tesoros de misericordia, la transmisión de la cultura y los valores, la defensa de la verdad, el servicio a la vida y el fortalecimiento de la familia. Cuántas de estas afirmaciones son miradas hoy con extrañeza en medio del relativismo instalado en nuestras sociedades. Cómo en cuarenta años se han vuelto sentencias contracorriente y esto instala a la Exposición del Libro Católico no ya como un evento oportuno, sino como un acontecimiento necesario para reconectarnos con lo valioso en un contexto de creciente complejidad. 

Como miembros de FACE, Obra Monseñor de Andrea, celebramos con alegría que nuestra sede haya albergado a la exposición durante once ediciones. Pues estamos convencidas de que pervive en ella el espíritu de nuestro fundador y que su auspicio contribuye a dar cumplimiento a nuestro objeto fundacional.

Porque esta obra evangelizadora, no sólo promueve el encuentro con los buenos libros, sino que también afianza los lazos interpersonales, sumando a la cultura del encuentro a la que el Papa Francisco hace constante referencia. Y es aquí, justamente, donde la perspectiva retrospectiva se convierte en plataforma de desplazamiento hacia el futuro, augurando la persistencia y crecimiento del proyecto nacido hace hoy cuarenta años.  

Sin dudarlo, la Exposición del Libro Católico seguirá componiendo una experiencia única de la que sus lectores saldrán enriquecidos, fortalecidos y transformados. Que María, en su advocación de Nuestra Señora del Libro, la continúe bendiciendo y nos permita seguir aportando a su potente trayectoria de difusión de lo bueno, lo bello y lo verdadero.


Mariángeles Castro Sánchez

______________________________________________________________________________________________________________________________

(1) Borges, J. L. (1969). Un lector. En Elogio de la sombra, Buenos Aires, Emecé. 
__________________________________________________________________________
_________________________________

Mariángeles Castro Sánchez, Coordinadora General de la Federación de Asociaciones Católicas de Empleadas (FACE) junto a su esposo y sus hijos, acercar una ofrenda floral a Nuestra Señora de Luján, talla vestida del siglo XVIII, donada por Mons. de Andrea y entronizada en la Capilla de la Casa de la Empleada -Obra de Mons. Miguel de Andrea- (XXVII Exposición del Libro Católico - año 2015)




Acto inaugural de la XXVII Exposición del Libro Católico Casa de la Empleada -Obra de Mons. Miguel de Andrea- 31/08/2015

La Coordinadora General de la Federación de Asociaciones Católicas de Empleadas, Mariángeles Castro Sánchez, con su esposo y sus hijos, en nombre de todas las familias, acercan una ofrenda floral a la imagen de Nuestra Señora de Luján (talla vestida del siglo XVIII, donada por Monseñor de Andrea y entronizada en la Capilla de esta Casa).



Mariángeles Castro Sánchez, Coordinadora General de FACE junto a D. Francisco P. D'Aquino (de FACE) y el Fundador y Presidente de la Exposición del Libro Católico, D. Manuel Outeda Blanco y en la XXIII Exposición del Libro Católico -2011-



miércoles, 28 de junio de 2017

40 AÑOS DE LA EXPOSICIÓN DEL LIBRO CATÓLICO (Dr. Jorge N. Ferro)

El Dr. Jorge N. Ferro junto a la Prof. María Buisel, presentando la obra "El fin de los tiempos y siete autores modernos. Dostoievski, Soloviev, Benson, Thibon, Pieper, Castellani y Wast" del R.P. Alfredo Sáenz SJ, en la X Exposición del Libro Católico en La Plata (Centro Cultural Pasaje Dardo Rocha, año 2008)































Querido Manuel:
Cuarenta años!!! En este mundo en que vivimos, donde tantas buenas iniciativas no perduran y se desvanecen en borrascas varias, la Exposición es un testimonio de fidelidad, constancia y seriedad. Hacer una cosa hasta el final, con paciencia y un esfuerzo enorme, que conozco muy bien, es un ejemplo para todos, que tan fácilmente nos desanimamos. Sólo cabe agradecer, felicitar y rezar.

Abrazo en Xto e implorando la protección maternal de Nuestra Señora para tu noble obra


Jorge N. Ferro