lunes, 18 de septiembre de 2017

PUBLICAN UNA REVISTA DE LA EXPOSICIÓN DEL LIBRO CATÓLICO (por Jorge Rouillon)

El Dr. Jorge Rouillon junto al Prof. José María Castiñeira de Dios, Fernando Perfetti y Manuel Outeda Blanco (Fundador y Presidente de la Exposición) en la XXVI Exposición del Libro Católico (Casa de la Empleada -Obra de Mons. Miguel de Andrea-, año 2014)







Buenos Aires (AICA): Con el título “El buen libro”, se publicó una revista que reseña la Exposición del Libro Católico 2016, muestra que el año pasado alcanzó sus 40 años desde que Manuel Outeda Blanco la inició en San Martín, provincia de Buenos Aires. En 2106 la Exposición realizó su 28ª edición en la Ciudad de Buenos Aires y su 18ª edición en La Plata. Pueden retirarse ejemplares gratuitamente en AICA, Bolívar 218, tercer piso, y en Juan Domingo Perón 1281, de la ciudad de Buenos Aires.

____________________________________________

Con el título “El buen libro”, se publicó una revista que reseña la Exposición del Libro Católico 2016, muestra que el año pasado alcanzó sus 40 años desde que Manuel Outeda Blanco la inició en San Martín, provincia de Buenos Aires.


En 2016 la Exposición realizó su 28ª edición en la Ciudad de Buenos Aires y su 18ª edición en La Plata. Este año no se abrió al público. En Buenos Aires se hacía últimamente en la Casa de la Empleada-Obra de Monseñor Miguel de Andrea (Sarmiento 1272), un edificio que está sujeto ahora a una profunda remodelación.


La revista da cuenta con fotos y textos de las disertaciones de distintos oradores en actos realizados en Buenos Aires y La Plata. “En esta tarea siempre nos alentó y acompañó el entonces cardenal Jorge Bergoglio, hoy papa Francisco –dijo Outeda Blanco al abrir la muestra el 5 de septiembre de 2016–. Y en este cuarenta aniversario nos envió desde Roma una carta manuscrita suya donde nos agradece “este trabajo por el buen libro y su confortadora bendición apostólica”.


En esa ocasión, el arzobispo de La Plata, monseñor Héctor Aguer, reflexionó sobre el futuro del libro: comentó que él tiene la Enciclopedia Británica en 29 tomos, que ocupa dos metros de una biblioteca, pero hay gente que la tiene en su teléfono. Afirmó que esto es extraordinario, pero no obstante estimó que el libro en papel –que se puede tomar, acariciar, oler… y leer- subsistirá.


Se preguntó también qué es el libro católico y tras algunas disquisiciones concluyó que “la referencia es la gran tradición de la Iglesia, donde cabe toda la riqueza que el cristianismo ha producido a lo largo de los siglos”.


En otra nota, celebra las “bodas de rubí” de la exposición el doctor Pedro Luis Barcia, que ha sido jurado en sus concursos y ha presidido dos academias nacionales, la de Letras y la de Educación. “Recuerdo mis años de adolescencia en la Acción Católica –dice–. Cumplíamos tres funciones: verdadera acción social (ayudábamos a construir ranchos en Barrio Franco, jugábamos al fútbol los domingos con los presos y llevábamos aportes los sábados al Asilo de Ancianos, leíamos libros seleccionados y discutíamos largamente sobre lo leído, en reuniones y en campamentos. En una de esas lecturas recomendadas, un libro de Tihamer Toth, leí por vez primera la frase el apostolado del libro. Pero hallé plena semántica para ella cuando conocí la Exposición del Libro Católico en Buenos Aires”.


Barcia evoca al “querible, chacotón y sabio cardenal Antonio Quarracino”, que “supo insuflarle ánimo y transcendencia a la tarea apostolar de Manuel y su compañía”.


La revista incluye las homilías de las misas de clausura celebradas por monseñor Antonio Juan Baseotto C.SS.R., obispo castrense emérito, y por monseñor Nicolás Baisi, obispo auxiliar de La Plata. También trae palabras de la vicepresidenta de la Federación de Asociaciones Católicas de Empleadas (FACE), Alicia Pilar Sánchez de Castro, y del intendente de La Plata, doctor Julio Garro.


Presenta también el trabajo ganador del XXII Certamen Literario Católico Nacional Cardenal Antonio Quarracino 2016, del joven estudiante Marco Rolando, alumno del colegio Fasta Catherina, de Buenos Aires. El trabajo se titula “Buenos libros, tesoros de misericordia y amor a la patria”.


Ejemplares de esta revista pueden retirarse gratuitamente en la sede de la Agencia Informativa Católica Argentina (AICA), Bolívar 218, tercer piso, y en la sede de FACE, Juan Domingo Perón 1281. Informes: (011) 154-470-7734.
 
Consultas e informes, teléfono (011) 15.4470-7734, o escribir a

(Jorge Rouillon)

De izquierda a derecha, el el periodista Jorge Rouillon, la Sra. Lidia de Woites, D. Miguel Woites, Director de AICA, Manuel Outeda Blanco y Daniel Woites en la XIV Exposición Del Libro Católico en La Plata (Centro Cultural Pasaje Dardo Rocha, año 2012)











jueves, 17 de agosto de 2017

Ganadores de la 23ª Entrega FAJA DE HONOR "PADRE LEONARDO CASTELLANI" 2017




El jurado de la 23° Entrega Faja de Honor “Padre Leonardo Castellani” 2017 convocado por el Comité Ejecutivo de la Exposición del Libro Católico (para obras editadas durante el año 2016), integrado por los doctores Juan Luis Gallardo y Horacio Sánchez de Loria junto al Pbro. Dr. José Ignacio Ferro Terrén, ha dado a conocer las obras distinguidas en el mencionado concurso.





La decisión de dicho jurado es otorgar dos fajas de honor, una mención especial y una mención, según el siguiente orden orden:


1ª Faja de Honor “Padre Leonardo Castellani” 2017




Comentario al Apocalipsis. Una teología de la historia hecha por el mismo Dios.
 

 

Autor: R.P. Dr. Miguel Ángel 
            Fuentes I.V.E. 

 

 Editorial: EDIVE






 


2ª Faja de Honor “Padre Leonardo Castellani” 2017




Nueva Evangelización y Cultura. La Iglesia en la historia.

 

Autor: Juan Carlos Bilyk

 

Editorial: MDA








 



Mención Especial



 

María. Madre de Dios y Madre nuestra.  

 

Autor: R. P. Fray Dr. Aníbal
           Fosbery O.P.
 

 

Editorial: MDA.













Mención




 Las Gracias y Desgracias de Argentina. Una visión política desde el Salmo II.

 

 Autor: Lic. Edmundo Gelonch             Villarino

 

Editorial: El Álamo.



Asimismo, el Comité Ejecutivo de la Exposición del Libro Católico, ha informado que dado que este año se ha suspendido la edición de la Exposición del Libro Católico, las correspondientes distinciones serán entregadas a los autores por sus respectivas editoriales.
www.librocatolico.com.ar


martes, 15 de agosto de 2017

UNA PEREGRINACIÓN ANUAL A LA BUENA LECTURA (por Roberto L. Elissalde)

D. Roberto L. Elissalde




Era una tradición en Buenos Aires, hace años; que en el mes de mayo se hiciera la peregrinación anual a la basílica de Luján, organizada por la Asociación de Peregrinos; la que también organizaba una marcha a la basílica del Sagrado Corazón de Barracas, en el mes de julio. Después la caminata a Luján, cambió al mes de octubre con otro estilo de organización, dándole un aire juvenil, y sigue hasta hoy como uno de los hitos de la religiosidad popular.

De ese mismo modo, desde hace casi cuarenta años, comenzando en formas más que modestas en la diócesis de San Martín, patrocinada por monseñor Manuel Menéndez, de feliz y por desgracia olvidada memoria, ese obispo que llamaba en programas radiales de gran rating a la caridad y llenaba con sus monaguillos cantando villancicos los diciembres la calle Florida; comenzó la Exposición del Libro Católico.

Fue avanzando de aquella modesta etapa inicial, hasta llegar a Buenos Aires a poco de andar, y en el Centro Cultural General San Martín, en el Círculo Católico de Obreros, en la UCA, y en la Casa de la Empleada, para citar algunos de los lugares a los que concurrí, y es factible me olvide de algunos, fui y fuimos peregrinando en busca de buenas lecturas, de momentos agradables.

Con música de Vivaldi de fondo o de nuestros Chalchaleros, recorrimos varios cientos de metros de estanterías, donde obras de todo tipo nos ofrecían las novedades y también viejas ediciones de filosofía, teología, historia, liturgia, catequesis y espiritualidad.

D. Roberto L. Elissalde y Manuel Outeda Blanco en la XXVIII Exposición del Libro Católico 2016
Pero esa espiritualidad no estaba en los libros, así como las flores dan su fragancia, lo mismo perfumaba el aire de esas salas, por la grata hospitalidad de quienes ofrecían su sede y convertían a Manuel Outeda Blanco, el factótum de la Exposición en un gentil anfitrión.

Las conferencias sobre distintos temas atraían a un público a veces numeroso, otras no tanto; pero al final de las exposiciones siempre el intercambio de ideas, la conversación amable dejaba al orador y al concurrente una enseñanza.

Fue sin duda el magnífico impulsor de la Exposición el cardenal Quarracino, cuanto su gobierno pastoral de Buenos Aires, y sus auxiliares nunca dejaron de acompañar esta obra, uno de ellos monseñor Héctor Aguer, llevado al arzobispado de La Plata, no dudó en trasladar a su sede este evento hace casi dos décadas.

Nuestro actual Papa Francisco, no estuvo ausente de la Feria; ni los distintos nuncios, ni muchos ministros de Educación o secretarios de Cultura, que avalaron de ese modo el papel del libro católico en la sociedad. Académicos, hombres y mujeres de las letras, del pensamiento, de las artes, de la poesía dieron magistrales clases y como esas columnas de peregrinos a distintas horas, un par de cientos de personas por día, varios colegios visitaban la exposición, como una peregrinación al buen libro. Los organizadores, silenciosos y anónimos, desde el más encumbrado al más humilde, trabajaron siempre con dedicación, lo que significó sin dudo el éxito de las dos semanas de la muestra.

Este año 2017, no tenemos esa tradicional recorrida en el mes de setiembre. Esperemos que sea sólo un descanso, no olvidemos las buenas tradiciones, aunque le cambiemos el diseño; porque hemos perdido tantas cosas, o mejor dicho la evolución… nos ha robado otras tantas, que no podemos perder esta fiesta. Esperemos que el Episcopado y el Pueblo de Dios, se encolumne en esta peregrinación a la buena lectura nuevamente, cuando por desgracia la fama le gana al prestigio.

Roberto L. Elissalde

D. Roberto L. Elissalde en la XIX Exposición del Libro Católico (Casa de la Educación, 2007)

D. Roberto L. Elissalde y Manuel Outeda Blanco, Fundador y Presidente de la Exposición en la XIX Exposición del Libro Católico (Casa de la Educación, 2007)

D. Roberto L. Elissalde y Fray Alberto Saguier Fonrouge O.P. en la XXIV Exposición del Libro Católico (Casa de la Empleada -Obra de Mons. Miguel de Andrea-, 2012)